Dirección, Bogotá, Colombia

Abierto diariamente 8:00 am a 5:00 pm

Las tres claves para desafiar tus miedos

Blog

¿Te ha pasado que miras a otras personas logrando sus más grandes metas y tú simplemente no te atreves a intentar luchar por los tuyos?

¿Sientes que pasan los años y tú en el mismo lugar, el mismo empleo que ya no te llena, la misma rutina, y sueñas con poder tener un milagro que te ayude a cambiar tu realidad?

¿Te gustaría convertirte en un emprendedor exitoso, un líder inspirador o en la persona que va tras su sueño pase lo que pase, pero no eres capaz de tener el valor necesario para luchar por esas metas porque, pero una voz interna te dice para qué intentarlo si no lo vas a lograr?

A todos nos ha pasado que llegamos a un punto de nuestra vida donde nos gustaría vernos alcanzando grandes cosas, pero simplemente no nos sentimos capaces de lograrlas. Quiero comentarte que yo personalmente pasé por eso muchas veces, a pesar de haber alcanzado mi máximo nivel profesional, el exceso de trabajo, el poco descanso, y el poco tiempo para dedicarme a actividades como compartir con mi familia, amigos, me llevaban a desear cada vez más tener libertad, la tan anhelada libertad de tiempo que todos soñamos tener.

Esta falta de libertad sumado al hecho de estar en un trabajo que demandaba mucho tiempo, cansancio y estrés, me llevó a experimentar cambios importantes en mi cuerpo bajo la forma de ataques de ansiedad. Este fue mi punto de máxima inflexión en el que tuve que cuestionarme el estilo de vida que estaba llevando y lo que en verdad quería conseguir. Quería una vida tranquila, con libertad de tiempo, donde pudiera compartir con mi familia o simplemente tomarme un viaje no planeado de vacaciones.

¿Pero que me impedía avanzar a conseguir ese estilo de vida? ¿Porque a pesar de ser una mujer que había logrado muchas cosas no podía simplemente conseguir esta meta? Después de realizar una profunda auto indagación descubrí que lo que me impedía avanzar eran mis miedos. SI, mis miedos a atreverme a luchar por esa vida con libertad, tranquilidad que tanto anhelaba, porque el miedo a lo desconocido siempre está presente.

Hoy quiero compartirte las 3 claves que marcaron un antes y un después en mi vida y que me llevaron a actuar muy a pesar de ese miedo, de esa voz de juez interno y de las situaciones de mi entorno:

Atrevete a conocerte a ti mismo

La clave para convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos es ciertamente lograr desafiar nuestros miedos, pero para poder desafiar esos miedos debemos aprender a despertar nuestro nivel de consciencia. Antes de animarnos a realizar cualquier cambio a nivel personal debemos auto conocernos, revisar nuestro interior, empezar a descubrir aquellas dificultades de nuestra vida, hacernos conscientes del porque no tengo la vida que quiero tener, empezando con preguntas como ¿Porqué me siento tan vacío en este tipo de vida que llevo? ¿Cuál es el tipo de vida que en realidad quiero llevar? ¿Que me impide lograr esas metas? ¿Qué necesito para alcanzarlas?

Te invito a que no le temas a iniciar tu proceso de autoconocimiento. Ciertamente la mayoría de las personas le tienen mucho temor a esta parte del proceso porque no quieren encontrarse con antiguas heridas de su pasado, tal vez situaciones dolorosas que decidieron tapar y huir de dichos recuerdos, pero te digo que ningún cambio verdadero a nivel personal puede llevarse a cabo si no aprendes a auto conocerte y lo digo desde mi propia experiencia personal, nada es más valioso cuando nos comprometemos con nosotros mismos que el despertar de nuestra consciencia y el conocernos, descubrir nuestras fortalezas, incluso talentos que no sabíamos que teníamos y usar esas virtudes de nosotros a nuestro favor para conseguir nuestros más grandes sueños. Es un maravilloso viaje lleno de recompensas y de satisfacción el que vas a iniciar si tan sólo te animas a intentarlo.

Visualiza tus metas

Te confieso que la primera vez que leí sobre esta herramienta para el logro de las metas me parecía absurdo pensar que solo repitiendo en mi mente imágenes de lo que quería lograr, me pudiera acercar cada vez hacia ese sueño.

Un poco incrédula decidí intentarlo, cada día me veía a mí misma siendo la mejor versión de mí, alegre, feliz conmigo misma y disfrutando de mi soledad, me imaginaba incluso como la mujer maravilla, una mujer fuerte, valiente, que era capaz de soltar su pasado y seguir adelante. Para mi sorpresa, esas imágenes generaban en mí tantas emociones positivas, me hacían erizar la piel y me llenaban de FE, de ESPERANZA.

A medida que las practicaba me daba cuenta que me hacía falta experimentar esas emociones y eso era lo que me llevaba a continuar. Al cabo de 2 semanas mis ataques de ansiedad se habían ido y a las 3 semanas empezaron a suceder eventos a mi alrededor que me llevaban hacia ese camino que había trazado en mi mente, eventos que, aunque algunos eran en apariencia malos porque me forzaban a tomar grandes decisiones siempre perseguían un fin común, el encaminarme hacia mi nuevo propósito.

No comprendía lo que me pasaba y porque las cosas en mi exterior estaban cambiando, fue cuando en otra conversación conmigo misma pude deducir que no era mi entorno el que por arte de magia estaba cambiando, era yo que había cambiado y mi mente solo estaba trabajando para que mi entorno me facilitara ese camino.

Todo esto parece magia, o tal pareciera para muchos hasta poco creíble, pero es una experiencia de vida, mi experiencia particular. Te invito a que lo intentes y a que no te des por vencido tan fácilmente en el camino que será el único que te llevará a conseguir lo que realmente deseas.

Aprende a dominar a tu juez interno

En el momento que pude empezar a experimentar cambios positivos en mi misma me despierta una curiosidad insaciable de conocimiento, de saber porque las cosas funcionaban así, saber cuál era el secreto de los verdaderos cambios y como era que algunas personas se les hacia el éxito tan natural y otras no.

Fue en este momento donde empecé a leer cuanto libro me recomendaban sobre crecimiento personal, sin darme cuenta le estaba metiendo información valiosa y positiva a mi mente.

Comencé a aprender a verme a mí misma como una observadora externa que era capaz de escuchar con conciencia mis propios pensamientos. Ya sabía que no somos lo que pensamos y que esa voz en mi interior que me decía no vas a poder, no lo vas a lograr, quién eres tú para lograrlo, no era más que mi ego tratando de protegerme, cuando entendí que yo no era lo que pensaba, que era mucho más, un Ser en esencia perfecto conectado a una inteligencia superior bajo la forma de un cuerpo físico con defectos y virtudes, logré aprender a apagar esa voz interior cada vez que entraba en acción.

Cada vez que esa voz aparecía, salía la observadora en la que me había convertido y me decía a mí misma, allí estás tú otra vez haciendo de las tuyas, muchas gracias por intentar protegerme, pero no necesito de lo que me dices para alcanzar lo que quiero, sé muy bien quien soy, lo que soy capaz de lograr y voy a ir por ello, voy a seguir adelante sin pensar en nada más. Luego de esto, esa voz se marchaba y me parecía tan interesante que hasta le tomaba el tiempo cuando hacía aparición y cuando lograba que se marchara, cada vez esa voz duraba menos tiempo.

Quiero aclararte algo muy importante en este aspecto, la voz interior que siempre trata de mantenernos en nuestra zona de confort, se llama ego y el ego es algo que no podemos borrar de forma permanente de nuestra vida, nuestro trabajo como seres humanos en este plano terrenal es aprender a identificar cuando esa voz hace su aparición y luego saber cómo desactivarla.

Cuando aceptas que esto es un proceso normal que sucede en todas las personas empiezas a ver las situaciones desde otro enfoque, ya no desde la culpa de sentir que por más que lo intentas siempre tu voz de alguna forma aparece para sabotearte para frenar tu progreso, sino del enfoque de que esto es completamente normal que suceda y que en mí está aprender cómo manejar mi mente y llevarla a actuar a mi favor y no en contra.

Así que en conclusión podemos decir que debemos usar esas 3 claves de la siguiente forma:

  • Aprende a conocerte a ti mismo, para esto debes empezar por cuestionar tus acciones, tomar en cuenta desde el enfoque positivo las críticas constructivas que los demás dicen de ti, hazte continuamente preguntas como: ¿Porqué actuó siempre de la misma manera cuando enfrentó esas situaciones? ¿Por qué siento esta sensación, esta emoción? ¿Qué sucedió que tuvo un impacto en mi cuerpo bajo la forma de emoción? ¿Qué tipo de vida quiero tener? ¿Qué me hace falta para conseguirlo? ¿Cómo lo logro? Estas preguntas son clave porque te llevaran a trazar el plan de acción para el logro de tus metas
  • Visualiza las metas que quieres alcanzar, hazlo todos los días, en un lugar en silencio contigo mismo, sin distracciones, ¿qué tipo de imágenes ves? ¿que escuchas? ¿que te hace sentir esas imágenes? Conecta tu emoción con esas personas y siéntelo como si estuviera pasando justo en ese momento. Hazlo real dentro de ti. La mente no distingue lo real de lo imaginario y eso es una gran ventaja, porque crea las conexiones neuronales necesarias que te sembraran el camino hacia ese éxito tanto deseado
  • Cada vez que aparezca esa voz interior, pregúntate ¿qué pasa aquí? ¿Por qué estoy pensando de esa manera? ¿Me permiten estos pensamientos lograr mis metas? Es entonces que aprenderás a identificar tu ego para detectar el momento justo en que entra en acción y lograr desactivarlo a tiempo, diciéndole cosas como, ya sé que eres tu tratando de protegerme, pero gracias, esto lo puedo hacer sin ti, necesito de esta experiencia para demostrarme a mí mismo lo que soy capaz de lograr.

Si quieres conocer un poco más a profundidad cómo realizar estos cambios tan satisfactorios y maravillosos en ti mismo, te invito a unirte a mis redes sociales y así puedas conocer un poco más sobre mi trabajo.

¡Únete a esta gran comunidad de guerreros fieles a sí mismos!

ESCRITO POR

Katiuska Villasmil

Médico anestesiólogo

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - $0